dilluns, 26 de març de 2007

Les reflexions cartesianes de Joaquín.

DESCARTES
Hay una crisis religiosa entre protestantes y católicos. El feudalismo cae. Comienza el renacimiento y aparece la burguesía. Aparece una nueva literatura y la teoría del egocentrismo de la tierra es sustituida por Copérnico que asegura que la tierra gira alrededor del sol.
Descartes quiere llegar a una certeza. Descartes descubre su ignorancia y comprueba que el método para llegar a la verdad, está basado en la intuición y la deducción (ideas claras), mediante las que se sacan ideas más compejas.
Este método consta de cuatro pasos:
a) Evidencia: mediante la intuición se ven las ideas claras.
b) Análisis: las ideas son simplificadas (se extrae el “jugo” de las ideas)
c) Síntesis: de estas ideas se sacan ideas más complejas, mediante la deducción.
d) Enumeración: repaso de las ideas (comprobar si hay errores)
Descartes desarrolla la duda metódica, que es dudar de todo hasta encontrar algo de lo que podamos fiarnos. Primero duda de los sentidos, luego de los pensamientos y finalmente duda de la razón de los hombres y de las matemáticas. Una vez duda de todo esto, llega a una verdad. Se da cuenta de que “pienso, luego existo”, por lo tanto, si está pensando, está existiendo. Descartes piensa que es una sustancia pensante. Se plantea que si hay una idea de perfección, entonces debe existir un ser perfecto, que es Dios. Debe existir un ser perfecto que le haya dado la idea de perfección, y ese ser es Dios.


Pregunta: Si somos sustancias pensantes, ¿qué hay del alma?