divendres, 23 de març de 2007

Aida ens resumeix la tertúlia sobre el pas a la vida adulta.

COMENTARIO DE LA TERTULIA SOBRE “YA NO SOY UNA NIÑA” (9-3-07)
En primer lugar se comentó, que hay padres que agobian y protegen demasiado
a sus hijos, por lo cual, muchos niños no crecen y son unos inmaduros.
Pues, los padres deben dejar que sus hijos cometan errores y que se
equivoquen, ya que, de esta forma, ellos aprenden muchísimo y se dan cuenta
de que en la vida hay tanto cosas buenas, como malas, y que en ella, también
existe el sufrimiento, que en muchas ocasiones se despierta en nosotros. Es
evidente, que este abuso de la protección, por parte de los padres, tiene
solo un objetivo el bienestar de sus hijos.
En segundo lugar, se habló de la libertad que los padres deben dar a sus
hijos. Esta libertad se debe ir dando en diferentes grados según la persona,
como por ejemplo: la edad, el comportamiento, la responsabilidad, la
confianza que pueda tener un padre con su hijo, los amigos con que se
relacione,...Además, también es aconsejable que se regale esta libertad poco
a poco, pues, un padre o una madre siempre ha de mirar de forma objetiva.
Por otra parte, los padres tienen que tener en cuenta que el autocontrol no
es beneficiario para sus hijos, porque puede llegar a amargarlos, o bien,
causar una revelación por parte de estos. Además, mucha libertad, puede
comportar un mal comportamiento del hijo, siempre dependiendo de la
situación familiar.
Por último, la siguiente pregunta formó también parte de la tertulia: ¿Un
padre puede llegar a ser un amigo de su hijo/a? No, porqué siempre ha de
haber una desigualdad entre un padre o madre y un hijo/a, nunca podrán ser
completamente amigos. Ya que, debe de haber una autoridad por parte de los
padres, pues, ellos tienen una responsabilidad sobre el hijo. Aunque en
realidad, han cambiado mucho las relaciones entre padres e hijos.