divendres, 9 de març de 2007

8 de març: dia internacional de la dona treballadora (Tania)

EL DEPORTE UN DERECHO PARA LA MUJER
Todos tenemos claro que tanto las mujeres como los hombres tienen cualidades distintas desde que nacen hasta que mueren. Pero estas cualidades se pueden potenciar y modificar tanto como la persona indicada lo prefiera. Es por eso que una persona, en este caso la mujer, por ejemplo, desee modificar su cuerpo con el fin de agradarse a ella misma y agradar también a la gente de su alrededor, por eso hará lo máximo posible por realizar este cambio. Pero no todo se alcanza con tener fuerza de voluntad sino que por desgracia existen aspectos externos que también influyen a la hora de modificar los cambios internos de nuestra mente o de nuestro cuerpo.
Con esta pequeña introducción voy a hablar un poco del deporte en las mujeres que es una de las discriminaciones que más me afectan a mí, puesto que juego a baloncesto y vivo desde más cerca este problema.
Desde años atrás una mujer practicando deporte estaba mal visto, al igual que una mujer dentro de la política o incluso una mujer ejercitando de policía.
Todo esto viene porque desde entonces hasta ahora se ha quedado grabado en las personas la maldita manía de describir a las mujeres como el sexo débil, pues bien, esta etiqueta que tienen de nosotras se tiene que acabar, ya que como he dicho antes, ambos sexos son diferentes y cada uno tiene cosas buenas pero también cada uno carece de cosas mejores, por lo que se necesitan el uno al otro para complementarse.
En cada sexo existen dos tipos de mentes, una es la del hombre que piensa que él solo se basta y entonces adquiere una mentalidad más fuerte, donde se vuelve más dominante y más orgulloso; y el otro tipo de mente es la de la mujer que piensa que necesita su otro lado de la balanza para nivelarla.
Con esto ha quedado clara mi intención de defender la igualdad de los derechos de la mujer respecto a la del hombre y ahora sí que voy ha introducir el factor del deporte:
Encuentro una vergüenza el que una mujer sacrificándose como se sacrifica no obtenga los resultados que le pertocan y tenga que aguantarse tan sólo con la mitad de sus frutos o incluso menos. Creo que si una mujer trabaja igual o más que un hombre tiene que recoger lo que ha sembrado y ser reconocido su trabajo por todas aquellas personas que sepan valorarlo.
Así que si una mujer es buena deportista tiene el derecho a cobrar lo mismo que un hombre que sea buen deportista o que se le reconozca su trabajo, pero no, vivimos en una sociedad injusta donde el esfuerzo y la fuerza de voluntad solo se valora en las personas que son machistas.
Esto desmotiva a las mujeres a la hora de practicar deporte porque si desde un principio saben que no van a ser tratadas de la misma manera, entonces ven ya el deporte de manera distinta, ya no lo ven como una aspiración a ser alguien y a ganarse la vida en ello, sino más bien lo ven como un aspecto que les ayuda a tener mejor salud y a relacionarse mejor con las personas. Es más, si a todo esto se le suma el que la práctica del deporte en la mujer es falta de feminidad, se crear una división en la mentalidad de las mujeres que hace que las que tengan poca fuerza de voluntad se aferren y abandonen y las que tengan mucha o la suficiente fuerza de voluntad luchen y sigan.
Con esto quiero mandar un mensaje a todas las personas, pero especialmente a los hombres: Las mujeres no solo somos un cuerpo bonito y una maquina de limpiar sino que también pensamos, tenemos sentimientos y sabemos hacer todo y cuanto se nos proponga.
En cuanto a las mujeres también me gustaría mandar otro mensaje y es que nunca tiremos la toalla porque a pesar de ser difícil lograr nuestro objetivo, que es la igualdad al derecho, creo que si nos unimos se pueden romper las barreras que no impiden pasar a una vida mejor.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice creo que la mujer esta menospreciada y somos capaces de mas cosas de las que se piensan.
No entiendo porque a la mujer se la tiene que pagar menos por hacer lo mismo.Creo que estamos muy capacitadas para cualquier cosa.Los siglos han cambiado y creo que el machismo se tiene que acabar.Las mujeres queremos igualdad y que se nos trate como a los hombres sin fijarse en las pequeñas diferencias.
Asi que creo que Tania a sabido muy bien relatar lo que sentimos las mujeres.