dimarts, 20 de març de 2007

8 de març: dia internacional de la dona treballadora (Daniel S.)

"Extractos de Sección femenina de la Falange Española 1958
Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero.
Prepárate: retoca tu maquillaje, Coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.
Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.
Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones. Recuerda que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde limpia la casa y prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.
En cuanto a las relaciones íntimas, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él quiere dormir, que sea así. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Si tu marido te pidiera técnicas sexuales inusuales, se obediente y no te quejes. Una vez finalizado, tu marido se dormirá, esto
te dará el tiempo necesario para arreglarte y prepararle el desayuno."

Sólo una palabra: AKOJONANTEE!!! Esto para los que aún creen que las mujeres no se merecen un día conmemorativo.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

pero que fuerte¡¡ y epnsar que de esta publicacion no hace tanto tiempo mare....se les tendria que caer la cara de vergüenza... desde luego hay de todo en este mundo...

BY:ALBY

Cray el niño listo ha dit...

Simplemente puede decir que es muy triste. Epocas y articulos como este son los que tienen que hacer que se nos caiga la cara de verguenza por la marginacion clara que se le ha dado a la mujer. No se que decir la cosa es que me ha dejado sin palabras. El machismo no tendria porque existir, porque todos tendriamos que tener los mismos derechos, cobrar lo mismo, hacer lo que nos apetezca sin que nos miren mal, y demas cosas.