dilluns, 5 de març de 2007

Aida i l'extraterrestre.

El Extraterrestre.
Aparqué mi platillo sobre un planeta que me llamó la atención por todo el movimiento que se veía desde el espacio. Bajé del platillo con mucho miedo, ya que, miré por la ventana y vi a unos seres extraños que no paraban quietos ni un momento. Además, todos aquellos que habían visto mi nave salían corriendo con caras de espanto y emitiendo sonidos y ruidos, que hacían que mis tres parius (se les denomina así a las orejas de los extraterrestres del planeta Oscius) me dolieran. Cuando finalmente, decidí salir de mi platillo para explorar por ese mundo tan peculiar, lo menos tres máquinas voladoras, con características parecidas a las de mi platillo, seis cajas de hierro y acero con cuatro redondeles se acercaban a mí rápidamente. De repente, bajaron los seres que estaban dentro con eskines (escopetas, pistolas, del planeta Oscius) apuntándome. Pues, ¡querían matarme!, ¿Porqué? Me preguntaba constantemente, si yo no había hecho nada, solamente quería explorar un nuevo mundo. Los seres nuevos (para mí) me no paraban de mirarme con sus dos osculus fijamente, al final, sentí miedo, miedo a que me atraparan, a quedarme para siempre en ese mundo terrorífico, lleno de humo de color negro. También tenía miedo a morir, miedo a no volver a ver a mis seres queridos. Así que, sin pensármelo dos veces, me subí rápidamente al platillo y me marché a mi planeta preferido.

1 comentari:

Nemo!! ha dit...

Muchas veces yo tambien tengo miedo de morir en este mundo, donde se matan unos a otros, donde crees que conoces a las personas y a la que te descuidas te la pegan por la espalda, muchas veces somos extraterrestres en nuestra tierra!!