divendres, 2 de març de 2007

La vida en la terra per a Paula

EN UN MAR DE DUDAS
Y caí. Caí sobre un manto azul verdoso. Mis manos y pies comenzaron a menearse inconscientemente. Miré hacia todas partes y seguía viendo ese manto azul verdoso. Miré hacia abajo y podía ver! Lo veía todo a través del manto. Más tarde noté extraños seres muy pequeños juguetear entre mis pies, intenté cogerlos pero no pude, eran demasiado rápidos. Me cansaba de mover durante tanto tiempo los brazos y los pies. Paré de hacerlo durante un instante pero me hundí y sentí que el manto me estaba ahogando. Volví a mover los brazos y los pies. Nadé y nadé y llegué a tierra. Tomé aire y me senté sobre un polvo marrón muy claro. Lo cogí entre mis manos. El polvo se enredaba entre mis dedos y finalmente caía al suelo. Era muy resbaladizo. Estaba caliente. Me levanté y me dispuse a seguir descubriendo nuevas cosas en este mundo que tanto me gustaba. Había algo en el cielo que no me dejaba abrir bien los ojos y cuando lo miraba me daba un pinchacito. Estaba muy lejos pero su luz me alcanzaba. A su lado habían manchas blancas con muchas formas. Una de ellas me recordó al ser que jugueteaba hacía un rato entre mis pies. Seguí caminando y me adentré en otro manto, este manto era verde muy oscuro y estaba sobre mí. Tuve miedo de que el manto cayera sobre mí y retrocedí. Me choqué contra una cosa muy alta que lo sujetaba. No se movía. Seguí caminando seguro de mí mismo. Cada vez era más oscuro. Miré al cielo y ya no me hacía daño a los ojos, estaba oscuro. Volví a bajar la cabeza y no veía nada. Me senté, cerré los ojos y me dormí. Al despertar estaba en mi planeta y lo que había visto era muy extraño pero a la vez hermoso, casi increíble.

1 comentari:

Anònim ha dit...

molt be pauleta molt be !!!