dilluns, 21 de maig de 2007

Renata parla sobre el culte al cos.

*El CuLtO aL cUeRpO*

Vivimos en una sociedad donde lo que más se valora es el físico. Queremos tener el cuerpo perfecto y, para ello, somos capaces de lo que sea: pasar hambre, matarnos a hacer deporte etc.

Aunque las modas hayan cambiado y ahora, cualquier mujer o niña quiera tener el cuerpo de una chica de 17 o 18 años, los principales afectados por el problema del físico son los adolescentes.

Algunos complejos vienen determinados por la psicología, ya que si una persona se siente bien consigo misma y se ve guapa lo reflejará a los demás.

Lo que pasa es que la sociedad y, sobretodo, los medios de comunicación nos manipulan haciéndonos creer que necesitamos cambiar nuestro cuerpo, y todo para sacar beneficio económico de ello. Una prueba de esto es el nuevo programa “cambio radical”, en el que intentan convencernos de que si no tenemos el cuerpo perfecto, el tipo de físico que marca ahora la sociedad, tenemos que estar insatisfechos y operarnos. Si es cierto que hay complejos que nos amargan la vida como una malformación o algo así y al operarlos y quitárnoslos nos sentimos mejor, pero hay otros complejos que son tonterías que no vale la pena intervenir porque al fin y al cabo una operación es una operación sea de estética o de cualquier otra cosa. También hay operaciones que parecen ir contra natura, haciendo parecer que una mujer de 56 años tiene 20. De todas maneras nosotros tenemos la última opinión respecto a nuestro físico y si realmente tenemos un complejo y creemos que operarnos nos solucionará la vida o nos hará estar mejor tenemos todo el derecho a hacerlo.

¿Exige la sociedad a las mujeres que tengamos un cuerpo perfecto?

Parece ser que si, en televisión es muy normal ver a hombres gordos y tal, pero si sale una mujer gorda enseguida se la critica. La mujer siempre ha tenido inferioridad respecto al hombre y le ha costado mucho destacar en campos que no sean la belleza.

¿Dónde está el límite de las operaciones?

Simplemente, no hay. Puede pasar que nos queramos operar una cosa, pero mientras tengamos dinero no pondremos límite y siempre querremos más y eso se convertirá en un ciclo que no para.

Está bien preocuparse por el cuerpo y cuidarse, pero sin obsesionarse, lo mejor es aceptarnos tal como somos.

1 comentari:

Ignacio ha dit...

hola renata me parecio interesante tu articulo. yo soy de argentina y estoy por recibirme de profesor universitario de filosofia. conoci este blog porque tengo que describir alguno para un trabajo de una materia. Si podes respondeme Como es que surgio el blog? y cual es su objetivo?
ignaciowesen@hotmail.com