dilluns, 21 de maig de 2007

Raul reflexiona sobre la llibertat.

SOMOS LIBRES PARA SER LO QUE QUEREMOS?

Para esta pregunta no hay una respuesta concreta ya que todo depende de la persona y de su familia en concreto. Habrá familias más estrictas que obliguen a sus hijos a hacer lo que ellos quieran y habrá otras que simplemente intenten aconsejar pero nunca obligar; todo depende de la forma de ser de cada padre. La familia y sobre todo los padres condicionan mucho nuestro futuro; ellos son los que encaminan nuestra vida, y a partir de una cierta edad cada uno ya queda libre para hacer lo que quiera. Los padres parece como que nos encaminan por las vías que ellos desean cuando somos pequeños o adolescentes; está claro que quieren lo mejor para sus hijos pero: hasta que punto los padres pueden condicionar el futuro de un adolescente? Y hablo de adolescentes porque hasta esta edad no tenemos la capacidad de responsabilidad y los padres son los que nos tienen que guiar. Pero llega un momento, y ahora a los 15 o 16 años es cuando me refiero, que los padres no pueden o mejor dicho no deben obligar a sus hijos a hacer lo que ellos quieran; por ejemplo si un chaval de 15, 16 años que ha acabado la ESO no quiere seguir estudiando, sus padres tienen que entender que es la vida de su hijo y que ya tiene una edad para decidir lo que quiere. Pueden aconsejarlo pero nunca obligarlo.

En definitiva los padres deben preocuparse por sus hijos, aconsejarlos y intentar lo mejor para ellos, pero nunca obligarlos a hacer algo que los hijos no quieran y que condicione en su futuro.